Propone la UNAM y la CANACAR la formalización del autotransporte de carga

CANACAR-UNAM

Enero 2011. Como institucionalizar la informalidad en un modelo económico agotado, a través de las llamadas facilidades administrativas para la industria del transporte de carga, calificó un estudio presentado por la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (CANACAR) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) sobre el sector, que abarca su evolución, situación actual y perspectivas 2000-2009.

Inherente a la sociedad actual y como único camino para su recuperación (calculado para 2013), señalaron los catedráticos en la presentación del estudio, es la formalización en su totalidad de las empresas involucradas a esta industria; aclarando que según el análisis, se ha incrementado un 4 por ciento las empresas que han pasado a la clandestinidad de 2007 al cierre del año pasado por distintos factores.

En un entorno caracterizado por la disminución de la actividad económica, de mercancías generadas para su transporte, crecimiento de inflación, desempleo, incrementos de costos de operación; factores que principalmente hacen compleja la operación y desarrollo de la actividad del autotransporte, las facilidades administrativas no corresponden a un apoyo para la economía formal.

Y es que en la realidad, generó el estudio, estos apoyos vienen a ser un reconocimiento por parte de la autoridad que los transportistas formales tienen en su operación, erogaciones reales con agentes informales que no proporcionan comprobantes fiscalmente validos que, para el sector, forman parte de sus costos y gastos financieros.

Juan Carlos Muñoz, presidente de la cámara, coincidió en señalar que el factor cambiario fue decisivo en el repunte inflacionario, aunado a los incrementos que enfrenta el autotransporte de carga; combustible (diesel 55.14% en tres años); pago de operadores; peajes; neumáticos; refacciones, entre otros. “El número de empresas informales también va en aumento debido a la compleja situación que vive el sector”.

El investigador de la UNAM, Carlos Loaeza, dijo que en 2009, la contracción del sector fue de 13.3 por ciento y su valor se ubicó a niveles similares de 2004. Sólo entre agosto de 2008 y junio de 2010, los precios de refacciones y accesorios aumentaron en promedio 17.27 por ciento; neumáticos 17.88 por ciento; mantenimiento 11 por ciento y el peaje de autopistas 9.8 por ciento.

De 125 mil empresas, sólo el 16 por ciento cumple con la normatividad y requisitos fiscales; situación que afecta las tarifas y que incrementa la competencia desleal. Al final lo que el estudio propone, en conjunto con la autoridad, es regularizar las empresas informales, incrementando la competitividad por medio de programas, como el de Apoyo Temporal a la Formalización del Transporte Terrestre de Carga (PATT), medidas que son el comienzo de todo un proceso.

El estudio sugiere en su parte final, “hacia la consolidación de la formalidad”, más de 20 puntos que junto con la CANACAR, la UNAM sugiere para sacar de la crisis a un sector que definieron como golpeado por muchos factores.