Ford de México, Ford Fund, Distribuidores y empleados donarán 500,000 de dólares a México tras sismo

Los fondos serán destinados a diagnosticar y reconstruir las 51 Escuelas Ford potencialmente afectadas

Septiembre 2017. Ford de México, Ford Fund, Distribuidores y empleados donaron 500,000 de dólares, con la finalidad de fortalecer las distintas acciones de apoyo que hasta ahora la empresa ha realizado a partir del terremoto del pasado 7 de septiembre y que afectó el sur del país y que posteriormente, se incrementaron a partir de un segundo terremoto.

Esto es un esfuerzo combinado entre Ford Fund, brazo filantrópico de Ford Motor Company, que aportará 200,000 de dólares y duplicará donaciones de empleados por 50,000 de dólares, sumado a otros 200,000 de dólares aportados por Ford de México y sus Distribuidores a través del Comité Cívico de Ford y sus Distribuidores.

Los empleados de Ford a nivel global, sus Distribuidores y familias podrán aportar al Fondo de Ayuda por Terremotos de México para ayudar en la reconstrucción de México, ingresando a: https://www.globalgiving.org/ford-disaster-relief/

Esta donación será distribuida parcialmente a Fondo Unido de México, para que ésta implemente acciones de ayuda y recuperación de las comunidades afectadas que serán coordinadas conjuntamente por Ford Fund y el Comité Cívico de Ford y sus Distribuidores.

Mientras que la otra parte de este donativo se utilizará para la reconstrucción de las Escuelas Ford que hayan sido afectadas por los sismos. Se llevarán a cabo visitas de revisión estructural a las más de 50 escuelas Ford potencialmente afectadas, ubicadas en Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Ciudad de México, Estado de México y Puebla.

A partir del primer terremoto que afectó a los estados de Chiapas y Oaxaca, Ford activó una campaña nacional de recaudación de víveres para apoyar a las comunidades afectadas. Posteriormente, a raíz del terremoto del martes 19 de septiembre, todas las plantas productivas de Ford en Chihuahua, Hermosillo, Irapuato y Cuautitlán y oficinas corporativas de Santa Fe operan como centros de acopio abiertos a la población.