Mejora Hella sensores SHAKE

Detectan problemas frecuentes a la hora de estacionar un auto y protegen al peatón

Detectan problemas frecuentes a la hora de estacionar un auto y protegen al peatón

Octubre 2017. La compañía experta en iluminación y electrónica, anunció que se encuentra en la etapa de desarrollo de la llamada tecnología SHAKE, (en inglés Structural Health and Knock Emission), que refiere a la salud estructural y la emisión de golpes, y se emplea en el campo de la conducción asistida, entre otras instancias.

Hella le ha añadido otras funciones de seguridad y confort al sensor. No solamente detecta cualquier daño a la hora de estacionar el vehículo (mediante la detección inteligente de daños, Intelligent Damage Detection) y protege al peatón (con detección adaptada del impacto, Adaptive Impact Detection), sino que también y con base en tacto (Smart Touch Detection), detona escenarios personalizados.

La compañía inició el desarrollo de las series para un fabricante de equipo original nivel premium a finales de 2016. El arranque de la producción en serie del sensor está previsto para 2018.

La tecnología SHAKE complementa los sistemas de asistencia y seguridad actuales del vehículo, al permitirle no solamente ‘ver’ su entorno (mediante sistemas de cámaras y radares), sino que también ‘sentirlo’ y por lo tanto abarca ese ámbito invisible entre todos los sistemas de asistencia al conductor dentro de las inmediaciones del auto.

Con este propósito, el sensor detecta sonidos generados estructuralmente por el vehículo, como también vibraciones generadas por algún contacto o golpe, por medio de lámina piezoeléctrica. El sensor analiza estos sonidos o vibraciones e inicia las acciones correspondientes. Actualmente el sensor SHAKE permite hasta tres funciones en un sistema de sensor. Gracias al principio modular del sistema, los fabricantes tienen la opción de seleccionar una o incluso todas las funciones disponibles.

Para brindar al conductor conveniencia individual y funciones de seguridad, Hella desarrolló la función Smart Touch Detection. Por ejemplo, el usuario puede iniciar la función de estacionamiento autónomo, con tan sólo acercar su mano y tocar el vehículo.

Otro tema importante en cuanto a seguridad vial es el caso de la conducción automática. Para la función de detección adaptada del impacto, Adaptive Impact Detection, se instalan dos sensores en las fascias delantera o trasera del vehículo. Las fascias delanteras detectan sonidos transmitidos por la estructura y emitidos hasta por el toque más ligero, ya sea de autos o peatones en la defensa del vehículo, a una velocidad de hasta 20 km/h.

Los sensores activan inmediatamente una señal que hace que el auto se detenga de inmediato y así evite daños mayores. De la misma forma, los sensores traseros detectan el contacto con cualquier obstrucción durante el proceso de estacionamiento asistido y activan una parada de emergencia antes de que se llegue a producir cualquier daño grave.