Resaltan tres décadas de evolución del Ibiza

El diseño, de líneas más rectas a más dinámicas, una de las características más singulares de este icono

Enero 2018. La primera y última generación del SEAT Ibiza se reúnen en la isla que los bautizó; tras más de tres décadas desde el primer lanzamiento, las diferencias entre ellos se ponen de manifiesto cuando circulan por el mismo paisaje isleño.

El nuevo Ibiza se desarrolló con la última tecnología del Grupo Volkswagen, la plataforma MQB-A0, que le hizo ganar robustez y habitabilidad: es 170 mm más ancho, 422 mm más largo y 50 mm más alto.

Teo García, uno de los padres de este modelo que participó en el desarrollo de las cinco generaciones, explicó qué características convirtieron a SEAT Ibiza en un icono, tales como el diseño, que de un aspecto cuadrado evolucionó hacia unas líneas más dinámicas y esculturales.

De 60 a 16 horas para su fabricación: Éstas son las horas que se llegaron a emplear para producir el primer Ibiza, hace 33 años, frente al tiempo de fabricación actual. “No tiene nada que ver cómo se fabrica un auto hoy en día”, aseguró Teo García. A pesar de esta reducción del tiempo, los vehículos son ahora más sofisticados al incluir tecnología más avanzada.

Otro aspecto histórico que es digno de mencionarse es que la primera versión se moldeó en yeso; se llegaron a emplear dos toneladas de yeso para esculpirlo. Actualmente se emplea la arcilla, unos 5,000kg por modelo, un material mucho más manejable, y se combina con los prototipos virtuales, que permiten estudiar la viabilidad del diseño.

En opinión de Teo García, la conectividad “es uno de los grandes avances” que incluye el vehículo, algo “impensable hace más de tres años”. La actual versión integra una pantalla de 8 pulgadas y toda la tecnología para poder estar conectado al volante, incluso con la posibilidad de recibir y escribir mensajes por voz para no perder la atención en la circulación.