AMDA denuncia suspensión del programa de chatarrización

La renovación del parque vehicular incrementa la seguridad vial, la eficiencia energética y la productividad

Marzo 2018. Entre 2015 y 2017, se logró la renovación de 13 mil vehículos del autotransporte federal, sin embargo, el decreto de estímulo fiscal emitido por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) contempló su vigencia hasta el 31 de diciembre pasado, por lo que se ha interrumpido un importante esfuerzo para la mejora del parque vehicular en México, denunció la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores.

Guillermo Rosales Zárate, director general adjunto del organismo, expresó que con la ausencia del Programa de Renovación Vehicular del Autotransporte Federal este año, se deja sin oportunidad a los transportistas de obtener el beneficio de recibir hasta 336 mil pesos por la “chatarrización” de vehículos obsoletos con antigüedad mayor a diez años en la compra de un automotor nuevo o seminuevo.

Indicó que este esquema tiene su antecedente en el decreto del 30 de octubre de 2003, por lo que se otorgaron diversos beneficios fiscales a los fabricantes y distribuidores de vehículos de carga y pasaje para apoyar a los transportistas en la aplicación del conocido como “Programa de Chatarrización”.

Bajo este programa se destruyeron 41 mil 949 unidades desde su entrada en vigor hasta al momento en que esta etapa terminó (marzo de 2015). El 26 de marzo de 2015 se dio paso a una nueva etapa al publicarse el “decreto por el que se fomenta la renovación del parque vehicular del autotransporte”.

Con una estructura más sólida y una instrumentación que involucraba un engranaje entre la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), el Servicio de Administración Tributaria (SAT), Centros de Destrucción, Fabricantes, Distribuidores y Transportistas de Turismo o Carga, se abrió paso al nuevo Programa, el cual estipulaba la chatarrización máxima por año de 3 mil unidades para Hombre-Camión y otras tantas para aquellos poseedores de más de cinco vehículos estuvieran o no constituidos como persona moral; seis mil unidades en total por año.