Chill Factor: ¿Por qué decir sí al transporte refrigerado sustentable?

Transporte de carga sustentable, una necesidad

Marzo 2018. Emplear soluciones de transporte refrigerado con tecnologías sustentables es una necesidad para los negocios, lo que representa una inversión de alta rentabilidad.

Sin lugar a dudas, la demanda de alimentos frescos y congelados está creciendo cada día, quizá como consecuencia de los nuevos estilos de vida de la población, cuyas listas de compra se llenan más y más de alimentos fáciles de preparar y cocinar; y que, a su vez, sean de buena calidad y cada vez más frescos.

De acuerdo con Thermo King estas condiciones representan un gran reto para los negocios del sector, que requieren soluciones con una mayor innovación para superar las limitaciones de capacidad y de infraestructura, y mitigar el riesgo de interrupción para garantizar la entrega de mercancía con calidad.

Ante este escenario, cobra relevancia el Chill Factor, en donde los operadores de la cadena de frío se enfrentan al reto de buscar nuevas formas de equilibrar los requisitos de alto consumo energético de los productos perecederos, con el deseo de reducir el consumo de recursos.

En la actualidad, existe una gama de unidades de refrigeración para remolque que permiten aplicaciones de temperatura única y multitemperatura con un bajo potencial de calentamiento atmosférico (PCA); con lo que responde especialmente a necesidades de la industria de distribución de alimentos y abarrotes.

Algunas cuentan con soluciones de telemática integradas, lo que permite una buena gestión de la cadena de frío que asegure la entrega de la carga en las condiciones adecuadas. De hecho, la penetración global de la telemática OEM integrada e instalada de fábrica en los nuevos vehículos llegará al 72 por ciento en 2021.

Este tipo de sistemas son ideales para que los negocios se adapten y cumplan fácilmente con las cambiantes regulaciones de la industria, logrando sus objetivos en materia de sustentabilidad y reducción de costos de combustible.

En la actualidad, emplear soluciones de transporte refrigerado con tecnologías sustentables es una necesidad para los negocios, y lejos de ser sólo un gasto, representan una inversión de alta rentabilidad, sobre todo si se tiene en la mira lograr mayor eficiencia, ahorro de costos y mejora del desempeño.