Cuatro retos de la cadena fría de suministro

Los retos del transporte refrigerado

Abril 2018. Con un equipo costoso, así como requerimientos estrictos de temperatura y dependencia de energía, la cadena fría de suministro ha sido un segmento demandante de la logística.

Dicho sector se enfrenta a retos como servir al mercado global, reducir costos, ser cada vez más estratégica y hacer frente a las limitaciones de capacidad y recursos, al mismo tiempo que gestiona las necesidades de la cadena, principalmente de comida y productos farmacéuticos.

Sin embargo, estos desafíos a los que se enfrenta la cadena de frío, que pueden contrarrestarse con algunas estrategias por parte de los fabricantes y proveedores de servicios logísticos, para adaptarse y prosperar.

Los cuatro retos son:

  1. La cadena de frío es cada vez más global: La demanda de alimentos frescos está creciendo y requiere de una mayor innovación para superar las limitaciones de capacidad y de infraestructura, y mitigar los riesgos de interrupción para garantizar su calidad. Además de satisfacer las demandas sin incrementar los lugares de inventario y costos.
  2. El creciente enfoque en la calidad y sensibilidad de los productos: Más productos de primera calidad están entrando en el mercado con una vida más corta en estantería y una mayor sensibilidad a la temperatura. Esto intensifica el enfoque en la calidad y la experiencia del consumidor, lo que significa que los almacenes refrigerados a través de la cadena de frío de alimentos, deben mantener hasta cinco diferentes zonas de temperatura.
  3. Las presiones del mercado impulsan la demanda de la eficiencia de la cadena de suministro: Los operadores de la cadena de frío están deseosos de encontrar nuevas estrategias para reducir los costos.
  4. La inversión en tecnología sigue siendo crítica: Al igual que todas las cadenas de suministro, los operadores de la cadena de frío deben actualizar continuamente la tecnología para garantizar la eficiencia, la integridad y la seguridad. Esto incluye tanto la infraestructura de TI de back-end y front-end, así como dispositivos para recolectar y reportar los datos clave de envíos en tiempo real, entre otros.