Rechaza AMDA propuestas de regularizar vehículos ‘chocolate’

No es posible argumentar un tema de bienestar social cuando el origen propio de los vehículos ilegales en el país constituye un delito: Rosales Zárate

Mayo 2018. La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) rechazó las propuestas de José Antonio Meade, candidato de la Coalición “Todos por México”, de regularizar cientos de miles vehículos ‘chocolate’ o ‘chuecos’.

Guillermo Rosales Zárate, director general adjunto del organismo, refirió que el candidato en su papel como subsecretario de Ingresos y secretario de Hacienda en dos ocasiones, fue firme defensor de la legalidad y mantener el un control en la entrada de vehículos ilegales y de los que realizan el trámite aduanero.

Destacó que este planteamiento resulta muy preocupante, al ser manifestado por uno de los funcionarios que por su trayectoria en el servicio público tiene el mayor conocimiento sobre los efectos negativos que para la economía, la seguridad y el medio ambiente que provocaría la introducción desmedida de vehículos usados extranjeros y los ilícitos que en torno a este fenómeno se generan como lavado de dinero, evasión fiscal y tráfico de armas.

“No podemos olvidar que de 2006 al 2008 los vehículos usados importados superaron el número de vehículos nuevos vendidos en México. Todavía en 2012 este tipo de unidades representó el 40.1 por ciento de los automotores nuevos comercializados, lo que contrasta con el 8.1 por ciento de 2017”, recordó.

Rosales Zarate señaló que se ha avanzado en detener el flujo de chatarra contaminante e insegura, muchos de ellos con reporte de robo en Estados Unidos, que bajo la protección de amparos de la justicia federal obstaculizaron la renovación del parque vehicular en México.

“Es patente nuestra inconformidad, pero también nuestra exigencia al Gobierno Federal para que no se eche por la borda lo logrado en la actual administración”, afirmó.

Por último, la AMDA hizo un llamado a las autoridades para frenar la entrada de vehículos ilegales, la cual se ha incrementado notablemente a partir de que la propuesta de regularización forma parte de las campañas de candidatos a Diputados y Senadores y que en el caso del PRI además de la promesa de regularización se acompaña de un censo y un tarjetón para “validar” la circulación ilegal.