AMIP lanza convocatoria para el ‘Curso Práctico de Obras Marítimas’

El encuentro sobre actualización de soluciones se desarrollará del 7 al 9 de junio en el Instituto Mexicano del Transporte (IMT)

Junio 2018. La Asociación Mexicana de Ingeniería Portuaria, Marítima y Costera (AMIP) lanzó la décima segunda edición del ‘Curso Práctico de Obras Marítimas’, que está dedicado a los profesionales de la ingeniería de costas, quienes deben estar actualizados en las técnicas, el diseño, las nuevas tendencias y soluciones que permitan su acceso y la preservación del contenido nacional en las grandes obras de infraestructura del sector marítimo y portuario.

José Luis Murillo Bagundo, director general de MB Desarrollo, señaló que la competitividad de los profesionales mexicanos debe prevalecer sobre la oferta de despachos y empresas extranjeras de ingeniería, que compiten tanto por precio como por rentabilidad, al participar en los concursos de obras públicas o bien en la asignación de contratos privados de puertos y terminales.

Destacó que el mercado de obras marítimas en México es cada vez extenso y abundante en lo que respecta al mantenimiento, la ampliación o construcción de nuevos rompeolas, así como de canales de navegación, diseño de obras costeras, instalaciones portuarias, patios de terminales, protección de taludes o malecones, entre muchas otras áreas.

“La importancia de abordar estos cursos es el acceso a la evolución de las nuevas soluciones de ingeniería y de aplicar las mejores prácticas, hablamos de que un ingeniero debe estar preparado para la inversión pública y privada; de los materiales que están correlacionados con la demanda de servicios de una terminal”, dijo.

Precisó que los expertos mexicanos ya cuentan con una importante calidad profesional -como lo demuestra que actualmente lideran obras en puertos de Latinoamérica, en Honduras, Ecuador, Colombia y Costa Rica, gracias a su vez, a que se aplican técnicas ya probadas en México-, y deben mantener un alto perfil de actualización.

Murillo Bagundo sostuvo además que, en otros países como Brasil, se preserva el contenido nacional y se prioriza la contratación de nacionales en las obras de infraestructura no únicamente de puertos, haciendo obligatorio que un despacho nacional firme el proyecto, lo que asegura que las divisas permanezcan en el país.