La importancia del flujo de efectivo en una empresa transportista

La falta de flujo de efectivo puede ser el freno para el crecimiento de las empresas transportistas

Julio 2018. En México, la industria del transporte creció, en 2017, 982 millones de toneladas que se trasladaron al interior del país, y el 55.7 por ciento de ellas fue por vía terrestre, favoreciendo a muchas empresas financieramente.

En un comunicado, TIP México dijo que últimamente el sector ha sufrido por la generación de flujo de efectivo y el problema es que se tienen gastos que requieren pagos de contado, por ejemplo, sueldo de operadores, combustible y casetas; sin embargo, para cobrar un flete se pueden llevar plazos de 90 hasta 120 días, y esto hace que el flujo de efectivo sea un foco rojo para los transportistas.

Mauricio Medina, director Comercial de la arrendadora de la marca, señaló que “tanto los directivos y dueños que manejan empresas transportistas tengan muy clara la generación de flujo de efectivo de sus negocios y preparen a sus equipos financieros para un correcto monitoreo diario y proyectado, adicional a la rentabilidad de una operación, se debe considerar al flujo de efectivo como parte de las decisiones de negocio”.

En su turno, Marcelo Caraveo, director de Riesgo de TIP México, indicó que el flujo de efectivo es el combustible de las compañías, ya que les permite cumplir con sus obligaciones en tiempo y forma; no obstante, muchas veces las presiones generadas tanto por los clientes como por los proveedores afectan significativamente a las empresas, ya que el efectivo se obtiene al dar la vuelta al ciclo operativo, es decir, una vez que se cobra a los clientes, quienes pueden llegarse a tomar a veces mucho tiempo en pagar.

“El transportista tiene que financiar esta diferencia y usualmente la forma más sencilla es extendiendo el plazo de pago a sus proveedores o acreedores financieros, lo cual puede llegar a tener un impacto en buró de crédito”, añadió.

Para solucionar las necesidades de flujo de efectivo, el directivo mencionó que una de las opciones a considerar es un Sale & Lease Back, bajo un esquema de arrendamiento, la arrendadora compra los tractos y remolques a la empresa transportista, mientras que las unidades se siguen utilizando bajo este esquema, así la empresa transportista aprovecha el equipo de transporte.