Industria automotriz presenta agenda para la nueva administración de gobierno

En 2017, el PIB de la industria automotriz creció 4.6 veces más que el PIB nacional (9.4% versus 2.0%), en comparación al año previo

Julio 2018. La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT) y la Industria Nacional de Autopartes (INA) presentaron la agenda del sector con el estudio “Diálogo con la Industria Automotriz 2018-2024”.

Los organismos destacaron cuatro principales temas que el sector le presentará a la próxima administración, como:

1.Fortalecimiento del mercado interno: Mejorar el medio ambiente, alzando el potencial de mercado.

  • Promover las ventas de vehículos nuevos con esquemas de financiamiento e incentivos fiscales.
  • Controlar la importación de autos usados.
  • Ajustar la normatividad para vehículos en circulación y autopartes.
  • Profesionalizar a las PyMEs para la renovación vehicular.
  • Fomentar los programas de chatarrización.
  • Incentivar políticas públicas para el uso de vehículos híbridos, eléctricos, celda de hidrógeno, vehículos autónomos y otras nuevas tecnologías, así como el fomento de la infraestructura de los mismos.

2. Mejorar el entorno de negocios: Costo país.

  • Mejorar los niveles de seguridad para el transporte de vehículos y autopartes en las carreteras y vías de ferrocarril nacionales.
  • Asegurar recursos humanos calificados suficientes a nivel técnico y profesional.
  • Fortalecer las cadenas productivas en la industria automotriz nacional.
  • Simplificar el marco regulatorio para evitar la sobrerregulación.
  • Transparencia, combate a la impunidad y la corrupción.
  • Promover acciones que eviten el contrabando y la informalidad.
  • Eliminar los elementos que representan barreras logísticas en el flujo de vehículos y autopartes en el país.
  • Promover incentivos competitivos a la inversión nacional y extranjera para fortalecer la atracción de nuevas inversiones y el desarrollo de las existentes.
  • Dialogar con la sociedad civil, cámaras y asociaciones, medios de comunicación, instituciones académicas y centros de investigación.
  • Dialogar permanente con gobiernos federales y estatales (ejecutivo y legislativo).
  • Sustituir el Registro público Vehicular (REPUVE) .
  • Asegurar el acceso a agua y energéticos en cantidad, calidad y precios competitivos a nivel internacional.

3. Negociaciones comerciales: acceso a los mercados internacionales.

  • Mantener, defender, revisar y mejorar los acuerdos comerciales actuales.
  • Negociar nuevos acuerdos comerciales que permitan diversificar las exportaciones.

4. Investigación, desarrollo de tecnología e innovación

  • Crear incentivos fiscales competitivos a nivel mundial para el desarrollo e investigación en la industria automotriz) apoyos multianuales.
  • Creación de un fondo de recursos destinado específicamente a la industria para la promoción de inversión en investigación y desarrollo.
  • Reforzar la interacción y promover mayor vinculación industria y academia, centros de investigación enfocada a proyectos de innovación y desarrollo tecnológico del sector.

Además de la importancia de los temas transversales, como: De contar con un ambiente de negocios apropiados para la atracción de inversiones y asegurar el estado de derecho.

Eduardo Solís, presidentes ejecutivos de la AMDA, subrayó que la industria automotriz potencia y dinamiza el crecimiento y desarrollo económico del país, ya que contribuye con el 2.9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional y con el 18.3 por ciento de manufacturero.

En 2017, señaló que, el PIB del sector automotor creció 4.6 veces más, es decir, 9.4 por ciento mientras que el manufacturero subió 2.0 por ciento. “De 1993 a 2017, nuestra industria ascendió más del doble de lo que crece de las manufacturas”.

Precisó que las empresas que agrupan a este sector están distribuidas a nivel nacional, las cuales se encuentran en 12 entidades federativas con 20 complejos productivos de vehículos ligeros y motores. Además, se están construyendo nuevas plantas: Infiniti y Daimler en Aguascalientes, BMW en San Luis Potosí y Toyota en Guanajuato.

Por su parte, Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de ANPACT, indicó que cuentan con 11 plantas de manufactura de vehículos pesados y motores a diésel, en ocho estados de la República.

Dijo que uno de los principales retos del sector es la importación de unidades pesadas provenientes de Estados Unidos, pues se ha incrementado el 28 por ciento en lo que va de este año, comparado con el mismo periodo de 2017.

En el tema de autopartes, Óscar Albín, presidente ejecutivo de INA, punteó que tienen aproximadamente mil 600 fábricas, de las cuales el 50 por ciento de éstas se localizan al norte del país, ya que el 75 por ciento de la producción de reemplazo se exporta a Estados Unidos. En los últimos cinco años, la zona del Bajío representa el 30 por ciento.

“El gran reto de la industria de autopartes, en este sexenio, será incorporar a los estados del sur a estas compañías de alta calidad”, agregó.

Aseveró que, durante el 2017, el mercado nacional registró una producción de 87,721 millones de dólares en autopartes, colocando a México como el quinto fabricante a nivel mundial y el número uno en América Latina.