Volkswagen I.D. R Pikes Peak rompe récords gracias al CAE

El auto de carreras eléctrico se diseñó y calculó usando ingeniería asistida por computadora (CAE por sus siglas en inglés)

Julio 2018. Volkswagen I.D. R Pikes Peak rompió récords gracias a la simulación por computadora. Antes de que el piloto Romain Dumas alcanzara la cumbre de 4 mil 302 metros en un tiempo récord, en el evento Pikes Peak International Hill Climb.

El objetivo de la ingeniería asistida por computadora (CAE) fue desarrollado para que el auto pudiera ser lo más ligero posible, pero capaz de dominar fácilmente las presiones que ocurren durante la carrera.

Benjamin Ahrenholz, director de Cálculo y de Simulación en Volkswagen Motorsport, explicó que la computadora se utilizó en múltiples áreas y para la optimización de topología para sugerir un diseño mejorado. “Empleamos programas de simulación para calcular los componentes del I.D.R Pikes Peak que debían afrontar un pesado desgaste estructural, tales como el chasis, el monocasco, el submarco y el alerón trasero”.

“Esto nos permitió simular qué componentes del I.D. R Pikes Peak requerían ser reforzados, dónde debíamos conservar material y por lo tanto peso o dónde debíamos cambiar la construcción”, añadió.

El procedimiento de CAE también permite que los componentes individuales no se presionen hasta el límite, con unos cuantos clics del mouse, ahorrando cálculos que definitivamente consumen mucho tiempo.

“La superficie de la pista ahí es tan irregular que la carga sobre el chasis es mucho mayor que sobre la franja extremadamente lisa de la sección inferior del circuito de carreras”, dice Ahrenholz.

Otra tecnología que se utilizó durante el desarrollo de los factores aerodinámicos para el I.D. R Pikes Peak, fue la dinámica de fluidos computacional (CFD, parte de la ingeniería asistida por computadora). Este programa calculó la forma en que incluso las modificaciones más pequeñas a la carrocería y a los alerones del I.D. R Pikes Peak resultarían afectados por el coeficiente de arrastre, el empuje ascendente o el flujo de entrada en los enfriadores.

“De esta forma, simulamos cientos de configuraciones distintas antes de probar un modelo a escala 1:2 en el túnel de viento”, explicó Ahrenholz.

El momento en que el I.D. R Pikes Peak rodó fuera de los pits para la primera prueba de manejo en la pista real en el estado de Colorado, Estados Unidos. “Siempre queda cierto grado de incertidumbre cuando un auto de carreras se rediseña por completo”, afirmó Ahrenholz.