Laia Sanz se prepara para las 24 Horas de Barcelona

La piloto, embajadora de Cupra, combina sesiones de trabajo en el gimnasio y entrenos en el circuito con el resto del equipo

Agosto 2018. Bajo el lema: “Quien tiene la voluntad, tiene la fuerza”, Laia Sanz se prepara para las 24 Horas de Barcelona de Automovilismo. Con 18 títulos mundiales de trial y enduro, la ocho veces campeona del Rally Dakar en la categoría femenina se declara una apasionada del motor.

Como embajadora de la marca CUPRA, Sanz nos enseña cómo se prepara antes de afrontar las 24 Horas de Barcelona de Automovilismo con el Cupra TCR. Toda competición requiere un entrenamiento específico. La de Corbera de Llobregat combina sesiones de trabajo en el gimnasio y entrenos en el circuito con el resto del equipo para su puesta a punto ante este reto a cuatro ruedas:

Modo de vida. El deporte de motor no es sólo una profesión para Laia, es una pasión y una manera de vivir a diario. Un hábito alimentario correcto, el calentamiento previo, el ejercicio aérobico y de fuerza, así como entrenar el cuello y las lumbares es esencial para competir al máximo nivel en las 24 Horas de Barcelona. “Ya sea para competir en moto como para hacerlo en coche, lo importante es acondicionar todo el cuerpo para evitar posibles lesiones. Un entreno diario es clave para conseguirlo”, afirmó Laia.

De la cinta a la pista. Tras su sesión en el gimnasio, toca pisar circuito. La piloto participa por quinta vez en esta carrera de resistencia, una de las competiciones más duras, en la que gana el equipo que más kilómetros recorre en 24 horas. “Es una prueba diferente. De media se recorren 3.500 km y se dan más de 700 vueltas por el mismo trazado”, comentó Sanz

Un coche a 60 grados. Ésta es la temperatura que llega a alcanzar el interior del vehículo durante las 24 Horas. “Circular tantas horas bajo el sol es duro. El calor y la deshidratación son dos de los principales obstáculos que tenemos que afrontar cuando estamos al volante”, comenta la deportista. A pesar de su veteranía, Laia confiesa que cuando está sobre la pista siempre siente presión por “no fallar al resto del equipo”.

Cupra TCR. De 0 a 100 Km/h en 5, 2 segundos. De esta manera comienza Sanz su entreno sobre la pista al volante del deportivo de competición de la nueva marca de Seat. “Es un vehículo ágil y divertido de conducir y, al mismo tiempo, trasmite mucha sensación de seguridad. La frenada es buenísima”, señala la de Corbera de Llobregat.

Embajadora de Cupra. Actualmente una de las referentes del motor, Laia sólo tenía cuatro años cuando se subió a una motocicleta por primera vez. Su padre, aficionado al mundo del motor, y la acción y adrenalina, fueron algunos de los factores que le hicieron decantarse por el trial. “Era una niña muy inquieta, así que encajó perfectamente con mi personalidad”. Tras años vinculada con el motociclismo y automovilismo, ahora se ha convertido en embajadora de Cupra: “Es una marca que tiene mucha ambición y poder formar parte de un proyecto así es algo único”, concluyó Sanz.