Resaltan la tecnología del Cupra e-Racer

La gestión de la energía y la temperatura de las baterías son claves para diseñar la estrategia en estas competiciones

Septiembre 2018. Xavi Serra, Jordi Martí y Jordi Gené, ingeniero, mecánico y piloto de CUPRA, destacan cómo la tecnología ha cambiado a los vehículos de carreras, durante un día de pruebas con el e-Racer.

Con 30 años de experiencia, el piloto y embajador de CUPRA, Jordi Gené confiesa que ponerse al volante de un coche de carreras eléctrico “implica aprender desde cero”.

“El tipo de conducción no tiene nada que ver y ahora tienes que usar otros parámetros para saber a qué velocidades conduces, cómo debes entrar en una curva o el momento adecuado para frenar”, dijo.

Un enchufe, una batería de casi media tonelada y 200 kilos de hielo seco al día en el box de un circuito. Estos son algunos de los elementos que han aparecido con el auge de los coches eléctricos de carreras.

Durante una de las vueltas, el piloto recibe un aviso a través de un indicador: tiene que volver a boxes para refrigerar la batería. Enfriarla con hielo seco es una de las funciones del mecánico. Por su parte, los ingenieros también han sumado nuevas estrategias: “No sólo se trata de ser el más rápido, sino que ahora tenemos otro elemento: la gestión de la energía.  Debemos saber controlar la temperatura y la autonomía”, explicó Xavier Serra, responsable del equipo.

En tanto, el mecánico de CUPRA, Jordi Martí, comentó que tras más de 20 años en esta profesión “nunca hubiera dicho que podría cargar un coche de carreras con un enchufe”.