Continental expande su negocio internacional de tecnología antivibración

La tecnología de control de vibraciones y el aislamiento acústico son claves para que la movilidad futura sea segura y cómoda

Noviembre 2018. Continental ha llegado a un acuerdo con Cooper Standard, con sede en Novi, Michigan, para comprar su negocio “Anti-Vibration Systems”. Con la adquisición, la marca expande sus actividades de control de vibración, mientras que, al mismo tiempo, se asegura el complemento perfecto para su cartera global de clientes del sector del automóvil.

“Esta adquisición amplía nuestro negocio de control de las vibraciones y nuestra capacidad para prestar servicio al sector del automóvil a escala global. La reducción del peso favorecerá la movilidad futura, ya que un menor peso se traduce en un menor consumo de combustible y en menos emisiones de CO2. Esto aumenta la eficiencia del vehículo y ayuda a ampliar la autonomía de los vehículos eléctricos e híbridos”, comentó Hans-Jürgen Duensing, miembro del Comité Directivo de Continental y responsable de la división ContiTech.

Cooper Standard tiene amplios conocimientos en sistemas antivibración en Norteamérica y ofrece soluciones antivibración punteras a los fabricantes internacionales de automóviles, diseñadas para mitigar el ruido, la vibración y la dureza (NVH, noise, vibration and harshness) de los vehículos con el fin de mejorar la calidad de conducción.

El negocio «Anti-Vibration Systems» de Cooper Standard opera cinco instalaciones de fabricación, incluyendo áreas de I+D en Canadá, Francia, India y Estados Unidos, y da trabajo a unas mil personas.

“Cooper Standard tiene una excelente experiencia en el diseño de materiales y productos, análisis predictivo de componentes, integración de sistemas y pruebas de vehículos. Nos complementamos mutuamente en el espacio de los productos y la clientela, y esta sinergia impulsará innovaciones en productos de construcción ligera y otros productos antivibración”, explicó Kai Frühauf, jefe de la unidad de negocio Vibration Control de Continental, en la que está previsto que se integre la organización.

Vibration Control forma parte de la división ContiTech de Continental. Esta unidad de negocio cuenta con más de 2 mil 600 empleados y opera sedes de producción, así como centros de ingeniería de aplicaciones y desarrollo, en once emplazamientos de Brasil, China, Francia, Alemania, México, Eslovaquia y Estados Unidos.

Continental está especializada en tecnología de control de vibraciones y en aislamiento acústico desde hace más de 80 años. Desarrolla y fabrica componentes de montaje activos y pasivos optimizados para la vibración, así como sistemas ligeros, para motores, transmisiones y otros componentes con el fin de mejorar la seguridad y el confort en el sector del automóvil, así como en otras aplicaciones industriales como la economía energética, la agricultura, los ferrocarriles y el transporte.