Autobuses electrificados de Volvo registra gran demanda a nivel global

El buen rendimiento energético es una alternativa especialmente atractiva para ciudades tanto grandes como pequeñas

Mayo 2019. De enero a abril, Volvo Buses comercializó 817 autobuses híbridos; entre los principales mercados fueron Gran Bretaña con casi la mitad de las ventas totales, España con 300 y Suecia con 200.

Estos modelos híbridos, que ahorran hasta un 40 por ciento más de combustible que los autobuses diésel de características similares, han registrado desde 2010 ventas de más de 4 mil unidades para clientes de 23 países.

Los autobuses son lo que se denominan híbridos totales, es decir, funcionan con electricidad -sin generar emisiones de escape- desde que están parados hasta alcanzar los 20 kilómetros por hora y también cuando el autobús se detiene en la parada. Una vez superada esta velocidad, un pequeño motor a diésel se encarga de la propulsión.

A diferencia de los híbridos enchufables y de los autobuses totalmente eléctricos, los híbridos no requieren ninguna infraestructura especial. Las baterías se cargan a bordo del vehículo con la energía que se genera mediante el frenado del motor. Esto significa que los pueden utilizar en cualquier ruta, ya sea en operaciones urbanas como en los suburbios de las ciudades.

Los autobuses híbridos se encuentran disponibles en la configuración de 12 metros convencional, así como modelos articulados y autobuses de dos pisos.