Elevar aranceles a México afectará también a mercado estadounidense

De aplicarse dicha medida, las empresas que exportan van a encarecer sus productos y se volverán menos competitivas

Junio 2019. El presidente estadounidense Donald Trump anunció que existe la posibilidad de imponer un arancel del 5 por ciento a todas las importaciones de México, en un esfuerzo por controlar el flujo migratorio en la frontera sur de Estados Unidos.

Lo anterior afectaría negativamente también a la industria del transporte de carga en México, “porque las empresas que exportan tendrían que encarecer sus productos y se volverían menos competitivas. Al no exportar o exportar menos, el transporte se vería afectado con menos operación”, indicó Julián Gaxiola, director general de GM Transport.

Señaló que de imponer un arancel del 5 por ciento a todas las importaciones mexicanas que van a Estados Unidos, afectaría directamente a los consumidores finales de los productos, tanto empresas como consumidores, quienes en realidad son quienes pagan dichos incrementos.

Además, comentó que, si las autoridades mexicanas todavía no han tomado medidas adecuadas para reducir o eliminar el número de extranjeros ilegales que cruzan su territorio hacia Estados Unidos, las tarifas se incrementarán a 10 por ciento, y así sucesivamente, hasta llegar a 25 por ciento en unos meses.

“Existen muchos productos que se exportan hacia el país vecino del norte mediante el transporte de carga que se verían en problemas, sobre todo de la industria de alimentos y bebidas, automotriz, electrónica de consumo, electrodomésticos, entre otros”, explicó.

De acuerdo con la Cámara de Comercio México-Estados Unidos, los estados más afectados por esta medida serían California, Arizona, Utah, Texas, Florida y Georgia, entre otros.

Por lo que, Gaxiola recomiendó a los transportistas prevenir y volverse más competitivos, utilizando herramientas avanzadas como software ERP especializado en transporte, instalar GPS en sus unidades con detector de Jammer, mejorar sus tiempos de entrega, instalar dispositivos en los tanques que les ayuden a medir y controlar el combustible y, en suma, estar a la vanguardia tecnológica.

“Sabemos que el transporte en México es primordial para mover la economía del país; para esto los transportistas deben prepararse capacitando a sus operadores, manteniendo sus unidades en óptimas condiciones, prestando un buen servicio, analizando y cuidando sus costos para lograr mayor utilidad, tomar medidas precautorias para moverse en las rutas identificadas como de alto riesgo”, detalló.

Y agregó que considera que ambas naciones llegarán a un acuerdo. “Los dos gobiernos sacarán beneficio de esta negociación, o al menos México debe buscar sacar beneficio al sentarse a negociar”.