Urge una política nacional de movilidad: AMAM

AMAM reitera disposición para aterrizar los objetivos de movilidad establecidos en la propuesta del Plan Nacional de Desarrollo

Junio 2019. La Asociación Mexicana de Autoridades de Movilidad con el apoyo del Instituto de Recursos Mundiales (WRI México) y la Asociación Nacional de Productores de Camiones y Tractocamiones (ANPACT) están comprometidos con la movilidad de las ciudades del país, por lo que han iniciado un proceso de trabajo conjunto, principalmente para mejorar la calidad del transporte público y reducir las muertes y lesiones graves por accidentes viales.

“Las condiciones de movilidad en nuestras ciudades hacen evidente que un cambio de dirección es impostergable. La mayor parte del transporte público tiene un modelo decadente y sin embargo mueve a cincuenta millones de personas, en el país todos los días, en muy malas condiciones. De igual manera, las más de dieciséis mil vidas perdidas en las vialidades, evidencian la urgencia de actuar de manera coordinada entre los tres niveles de gobierno”, afirmó Alejandro López, presidente de la AMAM.

Destacó que la informalidad en el transporte público se presenta en el ochenta y ocho por ciento del sector y continúa en crecimiento. La capacidad de inversión y mantenimiento de un mínimo estándar de calidad sigue decreciendo y las personas continúan optando por medios de transporte no sustentables, que amenazan su salud, la economía de las familias más vulnerables y la productividad de las ciudades.

En materia de seguridad vial, resaltó que más del cincuenta por ciento de las víctimas son personas vulnerables como peatones, jóvenes, adultos mayores e infantes. Aun cuando el treinta por ciento de los viajes en México son a pie, más de cincuenta por ciento de la infraestructura vial no cuenta, ni siquiera, con condiciones óptimas para caminar o cruzar una calle.

“Los esfuerzos realizados en los últimos quince años por los gobiernos locales y estatales no han sido suficientes. Es indispensable el trabajo coordinado, no sólo con el sector privado y la sociedad civil, sino también con el gobierno federal”, agregó.

Expuso disposición para aterrizar los objetivos de movilidad establecidos en el objetivo 2.8 de la propuesta de Plan Nacional de Desarrollo1 y urgió una política nacional de movilidad.

Finalmente, reiteró el compromiso de sus miembros para trabajar por impulsar el fortalecimiento de las estructuras federales existentes que hoy cuentan con mayores   capacidades institucionales, técnicas y con logros y resultados visibles en la materia.

“Es fundamental fortalecer las áreas dentro de la estructura del ejecutivo federal, que permita la operación de una política nacional de movilidad con estrategias claras, alineación de presupuestos y una sólida correspondencia de atribuciones”, añadió.