Ve Canacar desventajas y trato inequitativo en T-MEC

La aprobación del nuevo tratado representa nuevos desafíos para el sector del autotransporte

Junio 2019. La Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) lamentó que, dentro del Tratado México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC), los acuerdos no favorecieron a este sector de la economía del país, toda vez que por segunda ocasión queda en desventaja, aún y cuando durante 25 años se ha demostrado que esta actividad es parte fundamental del éxito del comercio entre estas tres naciones.

Entre otras cosas, de acuerdo con la Cámara, dentro del nuevo tratado, el autotransporte mexicano no cuenta con un un mecanismo de solución de controversias a través del cual pueda reclamar daños y prejuicios, por lo que en caso de incumplimiento deberá recurrir a los tribunales de Estados Unidos.

Enrique González Muñoz, presidente nacional de Canacar, explicó que el organismo transportista siempre estuvo presente en las negociaciones del nuevo tratado, a través del “Cuarto de Junto”, para su modernización y actualización, agotando todas las instancias para que el sector del autotransporte mexicano alcanzará los acuerdos benéficos.

No obstante, lamentó el trato inequitativo que se dio a los transportistas mexicanos, por lo que “ahora la cámara gremial, debe buscar los mecanismos eficientes y emprender acciones conjuntas con la autoridad para contrarrestar la situación de desventaja en la que coloca al sector en el T-MEC”, aseveró.

Por esta razón, invitó a los socios de Canacar a trabajar de la mano del gobierno para diseñar un programa específico para impulsar la competitividad del sector, que permita las condiciones para enfrentar la competencia externa y fortalecer el gremio en el mercado interno.

“Con este nuevo acuerdo comercial trilateral, reconocemos el umbral de oportunidades comerciales, así como la generación de empleos y de mejores servicios, que beneficiarán a la economía del país. Sabemos que la negociación del acuerdo no fue sencilla y reconocemos el esfuerzo de los negociadores por parte de México para alcanzar un convenio de escala global que finalmente es benéfico para el país. Sin embargo, bajo en un contexto complicado, hay sectores productivos que, desafortunadamente, lejos de salir beneficiados, resultaron perjudicados como es el caso del autotransporte de carga, añadió.

Por su parte, José Refugio Muñoz López, vicepresidente ejecutivo del organismo, precisó que el sector fue utilizado como “moneda de cambio”, colocándolo en una situación de indefensión frente a sus competidores de Estados Unidos.

“Tratándose de este sector, el T-MEC es violatorio de los principios de equidad, reciprocidad, trato nacional y trato de la nación más favorecida que debe de prevalecer en toda negociación de esta relevancia. Limitando las posibilidades de crecimiento y poniendo en riesgo a las más de 145 mil empresas mexicanas”, expuso.