Chasises de Mercedes-Benz se adaptan a las necesidades del cliente

La diversidad de necesidades de los transportistas mexicanos y la nueva implementación de un transporte público más seguro y eficiente

Julio 2019. Los chasises y plataformas de Mercedes-Benz se adaptan a todo tipo de circunstancias de movilidad. Por lo que la armadora alemana cuenta con productos desde 8 a 23 metros de largo y de 150 hasta 430 caballos de potencia.

Todos los autobuses tienen gran variedad de configuraciones de asientos, aire acondicionado y equipamiento adicional, adaptándose a las necesidades de empresarios del pasaje, flotilleros y el hombre-autobús.

Entre las principales cualidades de un chasis o autobús con motor delantero son:

  • Menor consumo de combustible, ya que al ubicar el radiador y las entradas de aire al frente, se puede enfriar más rápido sin usar energía del ventilador u otros componentes del motor.
  • Mayor espacio interno en la parte de atrás del habitáculo, esto permite poner más asientos sin tener que optar por desniveles.
  • Mejor maniobrabilidad a velocidades menores a los 75 kilómetro por hora, usuales en la ciudad.

Las principales características de un chasis o autobús con motor trasero son:

  • Mejor maniobrabilidad a velocidades mayores a los 75 kilómetros por hora.
  • Motores de seis cilindros que brindan mejor desempeño de potencia y torque, con un mejor consumo de combustible en aplicaciones pesadas.
  • Capacidad de arrastre mayor y menor ruido del motor al habitáculo.
  • Mayor confort para el conductor y entrada a la cabina de pasajeros.

Esto se reafirma al ver que en las calles mexicanas 6 de cada 10 autobuses urbanos son de la armadora alemana.

Los modelos más comunes de chasises haciendo rutas por el país son los chasis MBO, de motor delantero y control semidelantero; chasis OF, de motor y control delantero; chasis LO, de motor delantero y control semidelantero; chasis OH de motor trasero aplicación urbana y foránea ligera y las plataformas OC500 y O500, de motorización trasera, para aplicación foránea y BRT respectivamente.