Demuestra General Motors que puede fabricar autos seguros

Chevrolet envía un mensaje positivo con los resultados de Cruze

Agosto 2019. El programa de evaluación de vehículos nuevos para América Latina y el Caribe, Latin NCAP, demostró que General Motors (GM) produce autos seguros, como el Chevrolet Cruze que alcanzó las cinco estrellas para protección de ocupante adulto.

Lo conseguido ahora por General Motors con el resultado de Chevrolet Cruze demuestra la capacidad de esta compañía para diseñar vehículos más seguros.

Stephan Brodziak, coordinador de la campaña de seguridad vehicular en El Poder del Consumidor, declaró que los consumidores mexicanos exigen a GM que aplique este mismo estándar de seguridad a sus otros modelos, como el Aveo y el Spark, los cuales obtuvieron calificaciones de cero estrellas en al menos dos pruebas de Latin NCAP, lo que representa un alto riesgo para los consumidores y usuarios de las vialidades del país.

GM-Chevrolet es una de las marcas de automóviles más vendidas en América Latina con una presencia relevante en todos los mercados. Sin embargo, y a pesar de que GM-Chevrolet ha ofrecido regularmente niveles de seguridad adecuados en los autos que comercializa en los Estados Unidos, para América Latina, y especialmente en México, ha discriminado a sus clientes con bajos estándares de seguridad.

Por su lado Valentina Ochoa, directora ejecutiva de Refleacciona con Responsabilidad, indicó que este esfuerzo por parte de la automotriz no es menor, y fue enfático al señalar que no es necesario esperar el cambio en la NOM para poder proteger a los usuarios de la vía con tecnología que proteja tanto a los ocupantes de los vehículos, como a los peatones o ciclistas. Las tecnologías están cambiando a pasos agigantados y la industria automotriz debe adaptarse rápidamente en beneficio de todos.

Sin embargo, la organización reiteró su denuncia sobre el doble estándar de seguridad que practica la Industria Automotriz, ofreciendo en México autos que no cumplen con los estándares mínimos de seguridad.

Mientras que la misma versión es exportada a otros países con estándares de seguridad más completos, lo cual, solo demuestra que no existe un trato igualitario entre los derechos de los consumidores mexicanos y el dado a consumidores de otros países, anteponiendo la vida, la integridad y la salud física a los intereses económicos.