Estrés al volante

La angustia reduce un 12% la concentración al conducir

Octubre 2019. El estrés es el protagonista en la vida de la mayoría de los ciudadanos debido al ritmo actual, el cual afecta al conducir, ya que la tensión muscular aumenta 50% y los niveles de fatiga en un 80% cuando vamos detrás del volante, según el Estudio sobre las distracciones mentales de los conductores realizado en 2017.

César Girón, gerente de prevención de riesgos de Quálitas, explicó que dentro del mismo reporte, se encontró que manejar en estado de angustia produce un incremento de 29% en la frustración, reduciéndose la concentración casi en un 12%, a diferencia de cuando estamos en estado de calma, donde la atención sube un 4%.

“Nuestra mala conducta afecta a otros conductores, por lo que, en vez de tener control de la situación, agravamos el problema”, indicó.

Señaló que, al manejar, se debe usar todos los sentidos, “la distracción emocional es un factor de riesgo muy grande. Cualquier situación que nos aqueje no puede ser resuelta desde nuestro automovil y menos si nos encontramos circulando”.

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social, 75% de los mexicanos padece fatiga por estrés laboral. Según el análisis de Al Volante #Zentrate, este padecimiento puede derivar en una conducción ofensiva, donde las maniobras irresponsables aumentan 17% y el temor a sufrir un riesgo disminuye 28%, por lo tanto, somos más susceptibles a un accidente.

Enfatizó que, si la ansiedad es inevitable, lo mejor es buscar un lugar seguro donde detenerse unos minutos para respirar, meditar el problema o comunicarnos con quien pueda ayudar a aminorar lo que nos aqueja. “Conservar la calma y, más tranquilos, retomar nuestro camino”.