Cuidados de tus autobuses en tiempos de contigencia

Cuando la contingencia termine, visita un taller Scania para hacer una revisión completa de tu unidad

Abril 2020. Durante la emergencia sanitaria por el Covid-19, Scania México dio algunos consejos de ¿Cómo cuidar tus autobuses en tiempos de contingencia?, con el fin de conocer el correcto cuidado del chasis de la marca, mientras que las unidades se encuentran paradas o tienen que resguardarse ante la baja de pasajeros en todo el país.

El Coordinador de Garantías y Calidad de Campo de Scania México, Alan Zajari López García explicó que se debe contar con un plan de acción para guardar las unidades por un tiempo máximo de seis meses y evitar daños a la unidad, por lo que es necesario considerar los siguientes aspectos:

  • Asegurarse que el motor arranque y tenga la temperatura normal de funcionamiento por lo menos que son 80º C. Una vez que se haya alcanzado dicha temperatura se procede a apagarlo.
  • Lubricación del chasis va a depender de la suspensión que se tenga, si tienen suspensión independiente se tienen que lubricar las rótulas; en el caso de ser eje rígido, tendrían que lubricar el perno rey, las terminales de la dirección y las matracas, antes de hacer el resguardo de la unidad para asegurarse que al momento de reactivarla no haya problema con alguno de estos componentes. Comprobar también niveles de aceite lubricante y grasa.
  • Se recomienda que estén completamente llenos para evitar condensación dentro del tanque, no es recomendable tener biodiésel en la composición del combustible ya que éste con el paso del tiempo se daña y ocasionaría problemas en el sistema de inyección.
  • Purgar los depósitos de aire, tienen que estar completamente vacíos para que no quede aire o agua.
  • Cubrir los tubos de entrada y salida del motor, en la parte de los filtros se colocan bolsas para evitar que entre tierra.
  • Desmontar las baterías o desconectar el negativo. Al momento que se desactiva la batería no se ocasiona daño a los módulos.
  • Asimismo, se recomienda resguardar las unidades de la lluvia y de la luz del sol en un lugar cerrado. De no contar con un lugar cerrado, cubrir los neumáticos y los componentes de plástico de colores claros. La suspensión deberá permanecer a nivel de conducción.

También, López García mencionó que una vez que se realice el procedimiento previo se deben realizar otras acciones de almacenamiento cada tres días:

  • Remover las coberturas en la entrada de aire de motor y salida de escape.
  • Comprobar la corriente de las baterías.
  • Encender el vehículo hasta que alcance una temperatura de al menos 80º C.
  • Después de apagar el vehículo las baterías deben desconectarse.
  • Purgar los depósitos de aire.
  • Revisar la presión de los neumáticos
  • Cubrir nuevamente los tubos de entrada de aire de motor y salida de escape.

Por último, el ejecutivo agregó otros cuidados adicionales:

  • Encender el AC por un periodo corto, después de estar en la unidad parada por periodos prolongados de más de dos meses, para lubricar sellos de compresor.
  • Limpieza de filtros de aire de cabina de pasajeros, previo a paro, para evitar malos olores.
  • Tener precaución de eliminar en su totalidad, fluidos en tanques de agua limpia y depósito de detritos de sanitarios, para evitar acumulación de malos olores, más esto es previo al paro.
  • Lavar las unidades en su exterior, cada dos semanas, si en el área de resguardo hay mucho polvo y lluvia, ya que podría ocasionar escurrimientos en la pintura difíciles de eliminar posteriormente.
  • Cortacorriente de energía eléctrica, al momento de que la unidad sea desincorporada de la operación.