Ochos consejos para manejar tu moto en época de lluvia

Probablemente, muchos de estos tips ya los aplicamos cada día, pero nunca está de más recordarlos

Junio 2020. Durante la época de lluvia, es la temporada que no solo tendrás que adaptar tu ropa, sino también tu manera de conducir. Por esta razón, BAJAJ brinda ocho consejos para manejar durante esta estación y así, evitar accidentes.

  • Reduce la velocidad: cuando llueve se disminuye la visibilidad por las gotas que opacan el casco, el piso puede ser inestable y podrían existir huecos bajo charcos sin que podamos verlos. Por ello, baja la velocidad, cuida las pérdidas de tracción en el arranque y las frenadas, parando con el motor y usando los frenos progresivamente. No olvides circular con las luces de cruce puestas y evita pasar por todo tipo de señalización horizontal (pintura blanca) ya que la moto se puede resbalar fácilmente.
  • Guarda distancia: los motociclistas son más invisibles a la hora de manejar en lluvia y cualquier coche o persona se pueden presentar sin que lo percaten, además, con menos agarre, la distancia de frenada será mayor, por lo que la distancia de seguridad que debemos guardar siempre con el vehículo que nos precede debe ser aún mayor. Maneja a la defensiva para evitar un accidente.
  • Aguas con el frenado: cuando llueve lo ideal es que utilices el freno trasero, ya que el delantero podría hacer que el vehículo se derrape y se produzca una pérdida de control, esto también aplica para las motos que tienen frenos ABS. Si la lluvia es intensa procura frenar moderadamente, tratando de que no se moje el mecanismo de frenos ya que, ante una frenada imprevista, la capacidad de frenado se verá reducida notablemente. Trata de tener las pastillas y los discos, en óptimo estado para que puedan funcionar suavemente y con progresividad.
  • No olvides los neumáticos: la lluvia no perdona y un neumático no tiene la capacidad de evacuar agua por mucho que lleve la presión adecuada, por ello la importancia de un buen compuesto, es aún mayor.
  • ¿Aquaplaning?: Si, a pesar de todo, sufrimos el temido aquaplaning, la opción menos mala en estas situaciones es no frenar y únicamente intentar controlar la moto a través del manillar. Ten en cuenta que el aquaplaning se suele dar justo después de que acabe de llover, cuando el asfalto está mojado.
  • Elige tu vestimenta: las temperaturas durante verano pueden llegar a ser muy altas e incluir lluvias, para ello, usa chaqueta y pantalón ventilados con tejidos perforados para que el paso del aire reduzca la sensación del calor y usa guantes con tejidos perforados y de caña corta para conseguir mejor ventilación. Pero eso no es todo, lleva contigo un impermeable y chaleco que tenga reflectante para que seas muy visible. Si tienes espacio, lleva contigo pantalón repelente al agua y cambia tus botas, para tener mejor protección.
  • Dale servicio a tu moto: Es normal que con la temperatura elevada, la motocicleta consuma algo de aceite, revísalo y cámbialo si es necesario. De igual manera, checa el sistema de enfriamiento, ya que te ayudará a detectar fugas de anticongelante a tiempo. Antes de salir haz una inspección de luces, frenos, llantas, y asegúrate que esté listo para rodar. Uno de los consejos más importantes es darle un mantenimiento adecuado a la moto.
  • Protégete del sol e hidrátate: cada vez el sol es más potente y aunque vayas en movimiento, sus rayos inciden sobre ti todo el tiempo, así que procura siempre usar un protector solar que sea de FPS alto. Procura llevar lentes de sol para evitar deslumbramientos y no olvides tomar agua antes de emprender tu viaje, esto te ayudará a llegar bien hidratado a tu destino.