Financiamiento automotriz disminuye 28.1% en los primeros siete meses de 2020

Aunque a partir de mayo de 2020 se confirma una lenta recuperación de mercado, para finales de este año se espera descenso de 27 por ciento

Septiembre 2020. Durante los primeros siete meses del año, se registraron 319 mil 636 automotores cero kilómetros adquiridos por financiamiento, lo que significó una disminución del 28.1 por ciento con respecto al mismo periodo del 2019, de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

El director general adjunto de la AMDA, Guillermo Rosales Zárate, expuso que, del total de la comercialización de unidades nuevas entre enero y julio de este año, 62.8 por ciento fueron a crédito.

Por tipo de crédito, financieras de marca (vinculadas a los fabricantes) tuvieron una participación de mercado de 68.4 por ciento con 218 mil 863 unidades, seguido de Bancos con 28.36 por ciento y 90 mil 635; mientras que Autofinanciamiento resultó con el 3.17 por ciento y 10 mil 138 automotores.

Sobre la importación de unidades usadas de Estados Unidos y Canadá a México, el vocero de la AMDA destacó que entre enero y julio se han internado 70 mil 849, 21 mil 238 menos, representando una baja de 23.1 por ciento. “Este número aún representó el 13.9 por ciento del total de vehículos nuevos vendidos en el mismo periodo de referencia”, puntualizó.

En cuanto a la venta de unidades ligeras nuevas durante agosto, Rosales Zárate recordó que se comercializaron 77 mil 92 unidades, equivalente a una reducción de 28.7 por ciento en comparación al mismo mes del año pasado cuando se colocaron 108 mil 58, 30 mil 966 menos.

“El registro del mes de agosto confirma la gravedad de la crisis que atraviesa el mercado automotor mexicano, que registra 38 meses con resultados adversos desde julio de 2017 y que la pandemia ocasionada por el COVID-19 ha recrudecido”, afirmó.

Igualmente, agregó, se confirmó que existe una tendencia de recuperación lenta del mercado a partir del mes de mayo, respecto del punto de mayor caída de abril. Sin embargo, en el mes de agosto se observó una desaceleración de la recuperación respecto del mes anterior, toda vez que se tuvo un incremento de sólo de 4 mil 195 (5.75%) unidades lo que contrasta con el alza de 10 mil 60 unidades observadas en julio contra junio de 16 por ciento por ciento.

“Estos datos permiten vislumbrar que la curva de recuperación de la demanda de vehículos ligeros nuevos en México será lenta, manteniendo en AMDA la expectativa de una caída superior al 27 por ciento al terminar el 2020 en comparación con el año pasado, bajo una situación inercial en al ámbito macroeconómico y social”.

En el panorama de riesgos, detalló Rosales Zárate, se contempla como factores que pueden impulsar un mejor proceso de recuperación del mercado automotor el que se generalice la autorización para abrir los pisos de venta y disminuyan las restricciones de operación y movilidad social impuestas para enfrentar la contingencia sanitaria. Asimismo, que las expectativas de los consumidores mejoren y se logre revertir el desempleo ocasionado por la pandemia.

“En sentido adverso se contemplan como factores negativos un rebrote de COVID-19 que pudiera restringir las actividades económicas y la movilidad social, profundización de los efectos de la crisis económica en el cierre de empresas, desempleo y desconfianza empresarial. En este mismo sentido, es relevante que no haya un debilitamiento grave de los mercados crediticios como consecuencia de la insolvencia de los deudores, ya que condiciones adversas a la autorización de créditos automotrices debilitaría aún más la comercialización de los mismos”, agregó.