Jeep presenta su gama de vehículos eléctricos

La tecnología de vehículos eléctricos 4xe es la evolución natural de casi 80 años de liderazgo de Jeep en el todoterreno

Septiembre 2020. El Jeep Wrangler 4xe llega más capaz, ecológico y tecnológicamente avanzado de la historia. Los modelos 4xe estarán disponibles en Europa, China y Estados Unidos a comienzos de 2021. Los Renegade 4xe y Compass 4xe – presentados en el Salón de Ginebra el pasado año – comenzaron a llegar a Europa este verano. Los nuevos modelos Jeep 4xe le siguen al Jeep Grand Commander PHEV que fue introducido en China el año pasado.

Y es que, por decir algo, a más de un aficionado de siempre, escuchar que su Jeep Wrangler tendrá casi 50 km de autonomía eléctrica y podrá -si el cambio en el criterio de la DGT no se impone antes- tener la codiciada etiqueta Cero le puede sonar raro, como mínimo. Pero los tiempos cambian y lo cierto es que, con sus nuevas características, el modelo se hace más útil y usable en el día a día.

Con 375 CV de potencia conjunta y un par de 675 Nm, Jeep asegura que el Wrangler 4xe será su modelo más capaz tanto en carretera como fuera de ella. Aunque será difícil que los consiga, de usarse con las baterías llenas, sus datos de su consumo llaman la atención: si en modo híbrido, el SUV logra unas emisiones de 50 g/km de CO2, esto implica que podrá homologarse en WLTP en torno a los 2,2 l/100 km.

Al igual que acelerar de 0 a 100 km/h en seis segundos, estos datos los consigue el Wrangler 4xe siempre que tenga las baterías de 17 kWh llenas ya que los dos motores eléctricos que equipa son ya casi tan importantes como el de combustión. Este último es un 2.0 litros con un doble turbo de 272 CV de potencia y 400 Nm de par.

Este va unido, en lugar de a un alternador, a un motor eléctrico de unos 60 CV, conectado mediante una correa a la polea del cigüeñal, que apoya con un extra de par y, a la vez, genera electricidad para las baterías.  El segundo motor generador eléctrico va montado sobre la parte delantera de la caja de transmisión automática TorqueFlite de 8 velocidades y reemplaza al tradicional convertidor de par.

La configuración del 4xe en el Wrangler ofrece también potenciales de ahorro gracias al uso continuo del motor de arranque a la posibilidad de recuperar energía al usar el freno-motor. Todo ello, arrojará un consumo medio de en torno a los 4,7 l/100 km en conducción mixta, la media en los SUV híbridos enchufables.

La batería del Wrangler enchufable tiene 17 kWh, ni mucho ni poco, son 5 kWh más que en Compass o Renegade por el mayor peso del coche. Podrá cargarse en nueve horas en un enchufe convencional y en menos de cuatro en un poste de recarga. El puerto dispone de una cubierta que se abre y se cierra por presión y está ubicado en la parte delantera a la izquierda del capó.

Hubo un momento en el que muchos hubieran pensado que el Wrangler 4xe de Jeep es poco menos que un sacrilegio. Sin embargo, en una marca que ha llevado el todoterreno por en su arquitectura desde hace más de siete décadas siempre ha habido una inquietud por cómo este concepto podría evolucionar al llegar nuevas tecnologías a los sistemas de tracción.

Que esta tracción 4xe vaya en ese camino está por ver, porque la marca ha recurrido a un sistema igual que sus modelos menos todoterreno. En este sentido, sí ha habido una decepción, pues se suponía que el Wrangler híbrido enchufable iba a disponer de un diferencial mecánico cuando, finalmente, no ha sido así.

Los tiempos cambian y el Wrangler 4xe es todoterreno gracias a la electrónica y no a la mecánica, por primera vez en la historia de la marca, de casi 80 años. Ojalá este paso sea de los que lleva a que sigan adelante dentro de otros 80 años más. El primer Jeep 100% eléctrico.