Mercedes-Benz y Virgil Abloh impulsan el proyecto Geländewagen

A través del proyecto Geländewagen, los mundos de la moda, el arte y la automoción estarán unidos

Septiembre 2020. El proyecto Geländewagen es el resultado de colaboración de Mercedes-Benz y Virgil Abloh, el cual es liderado por Gorden Wagener, director de diseño de la firma, quien utilizó la Clase G de la armadora alemana para explorar formas de alterar las percepciones futuras del lujo.

El resultado fue una manifestación distintiva de la Clase G como nunca antes se había visto. Obligado a apoyar las artes en un momento crítico, una réplica de la pieza de diseño se subastará como parte de Sotheby’s Contemporary Curated, una de las series más veneradas de la casa de subastas, que se define por la perspectiva única de un creador de tendencias influyente diferente cada año, y donde todos los ingresos se destinan a una organización benéfica que apoya a las comunidades creativas internacionales. La licitación avanzada comenzará el 14 de septiembre de 2020.

“Con el Proyecto Geländewagen, creamos una obra de arte única que muestra futuras interpretaciones del lujo y el deseo por la belleza y lo extraordinario. El resultado es algo entre la realidad y el futuro ”, dijo Gorden Wagener, director de diseño de Mercedes-Benz.

La Clase G ha tenido muchas encarnaciones y versiones, pero nunca un auto de carreras, hasta ahora. El diseño terminado recuerda simultáneamente su punto de origen y captura la experiencia de un automóvil de carreras. El proceso de diseño se inspiró en que Wagener y Abloh poseyeran y experimentaran la Clase G de primera mano e identificaran oportunidades para maximizar su actitud Mercedes-AMG. Juntos consideraron cómo hacer que el espectador mire los diseños de Mercedes-Benz con una nueva perspectiva, mientras alejaban el lujo de una estética pulida e impecable a algo crudo, natural y en conjunto más honesto.

El exterior se mantiene lo más limpio posible para enfatizar la silueta icónica de la Clase G, demostrando su carácter monolítico. El diseño final deja al descubierto sus métodos de construcción y celebra las imperfecciones artesanales que lo hacen único. La pintura se lijó parcialmente a mano para crear una sensación de simplicidad atemporal. Las soldaduras se celebran como motivos de diseño clave, ya que la artesanía ocupa un lugar central. Las luces intermitentes, los retrovisores exteriores y la barra del parachoques se han eliminado y la carrocería del automóvil se ensancha y se baja, para un efecto más deportivo. Sin embargo, la personalidad distintiva de la Clase G permanece intacta, y una exageración de los neumáticos y la rueda de repuesto exudan el carisma inimitable de este vehículo.

Dentro de la obra de arte, la inspiración de las carreras es clara; evitando todos los clichés de un SUV. Todos los interiores se han despojado y el marco de seguridad se convierte en un motivo central. El tablero se quita y se reemplaza con una versión limpia y reducida que celebra un velocímetro analógico y medidores de combustible, que recuerdan a un automóvil clásico. Esto contrasta con el volante y los asientos, que son más parecidos a un vehículo de Fórmula 1. Las características de seguridad y los elementos clave de las carreras, como el marco de seguridad o los cinturones de seguridad de 5 puntos, están resaltados en tonos azul claro y rojo brillante.

Estos fuertes colores de acento crean un nuevo tipo de agrupación de colores y contrastan con el interior desnudo.

A través del proyecto Geländewagen, los mundos de la moda, el arte y la automoción están unidos por una pasión común: un diseño de lujo excepcional que anticipa ambiciones futuras. Utilizando la artesanía y el conocimiento que son exclusivos de la herencia de Mercedes-Benz como el primer fabricante de automóviles del mundo, la creación de Wagener y Abloh encarna la comprensión innata de Mercedes-Benz de lo extraordinario, una visión audaz para el futuro del diseño de lujo y la potencia de soñar.