Anpact prevé caída de 26.9% en ventas en 2021

El vehículo pesado es fuente de trabajo y espacio público por excelencia: Elizalde

Noviembre 2020. Para 2021, la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (Anpact) estima que la industria productora de vehículos pesados espera comercializar al menudeo 30 mil 711 unidades, lo que representa una caída de 26.9 por ciento, si se compara con las 42 mil 010 vendidas durante 2019, antes de la crisis provocada por la COVID-19.

De acuerdo con un comunicado emitido por el organismo, las ventas esperadas para el próximo año se encuentran 40.8 por ciento debajo de las 51 mil 873 comercializadas durante 2007, año récord de la industria y 54.1 por ciento por debajo de la demanda potencial del mercado interno mexicano, la cual se estima en 66 mil 900 unidades anuales.

La industria automotriz contribuye con alrededor de 3 por ciento del PIB nacional y 1.9 millones de empleos, mientras que del autotransporte aporta 6 por ciento y 2.5 respectivamente. La industria automotriz y la del transporte, tienen que ser punta de lanza en la recuperación económica, y para ello es importante, renovar la flota, mediante esquemas nacionales o locales, como se hace en la Ciudad de México y Jalisco, y contar con un marco legal favorable que ayude a superar la crisis económica.

Por esa razón, el presidente de la Anpact, Miguel Elizalde, comentó que las proyecciones para 2021 se realizaron formuladas bajo el escenario de una recuperación económica moderada que contempla la situación actual del marco regulatorio en materia laboral.

Además,  señaló con la necesidad de regular la subcontratación ilícita en el país y evitar los abusos que puedan surgir del mecanismo. Sin embargo – señaló- de mantener la forma en que están redactadas las disposiciones en la iniciativa presentada al Congreso el 12 de noviembre, se afectarían los procesos de todas las cadenas de valor globales de producción y comercialización del sector automotriz.

“Es necesario que en la reforma de ley se contemple el insourcing como un esquema de subcontratación, se agreguen definiciones claras, se otorgue un tiempo de transición suficiente para implementarla y hacer las adecuaciones necesarias en la organización interna de las empresas, que permita lograr una continuidad en las operaciones.

El vehículo pesado es fuente de trabajo y espacio público por excelencia. Los vehículos pesados son indispensables para el transporte urbano, los mercados, los servicios públicos, las visitas al pueblo natal etc. Nuestra función es igualar y brindar un servicio de forma absolutamente democrática por el bien de México. La producción y distribución de vehículos modernos ayuda a mejorar la vida de las y los mexicanos mediante la seguridad vial, la mejora del medio ambiente y la generación de empleo para millones de familias”, añadió.