Impulsa la AMIA el desarrollo de políticas públicas que promuevan la seguridad vial

La seguridad vial un reto que requiere de respuestas integrales

Julio 2021. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) registró en el año 2019, 362 mil 586 accidentes viales, y si bien el 81% de estos fueron únicamente daños materiales y el 18% accidentes no fatales, es preciso hacer lo necesario para lograr que el número de incidentes fatales se reduzca hasta llegar a cero.

Asimismo, el 92.4% de los accidentes viables se sigue vinculando a errores humanos, por lo que es prioritario concientizar a la ciudadanía sobre aquellos factores de riesgo que deben tenerse presentes en todo momento para evitar incidentes en espacios públicos, como puede ser el conducir cansado, utilizando distractores o bajo el efecto de bebidas alcohólicas y/o estupefacientes, al tiempo que se generan políticas públicas integrales para el bienestar de las y los mexicanos.

Al respecto, el presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), José Zozaya, refirió que: «Como industria estamos comprometidos con la seguridad e integridad no sólo de los conductores de automóviles y sus acompañantes, sino de todas aquellas personas que forman parte esencial del ecosistema de movilidad de México, particularmente de aquella población que resulta más vulnerable como son peatones, ciclistas y motociclistas. Queremos calles y espacios públicos seguros a fin de que cada persona que sale de su hogar, sin importar qué medio empleé para transportarse, pueda llegar con bien al lugar donde le esperan sus seres queridos”.

El representante de la asociación automotriz puso de manifiesto que es fundamental situar dónde se encuentran los desafíos principales en lo que a incidentes viales respecta, pues al tratarse de eventos prevenibles, es necesario que autoridades gubernamentales en los tres niveles de gobierno, iniciativa privada, academia y miembros de la sociedad civil organizada, podamos trabajar de la mano para generar iniciativas y políticas públicas que permitan mitigar sus efectos sobre la población en general.

Los miembros de la AMIA destacan que, mediante la coordinación y colaboración intersectorial se podría favorecer el robustecimiento de medidas que tengan como objetivo generar un entorno más seguro, accesible y sostenible para la movilidad de toda la ciudadanía. Ejemplo de ello son algunas de las acciones que las armadoras han tomado para mejorar la seguridad de los usuarios, tales como la inversión en proyectos que impulsan la seguridad vial; el desarrollo de innovaciones tecnológicas que permitan a los usuarios conocer el estado de sus vehículos para evitar fallas en los sistemas y someter sus vehículos a certificaciones por parte de instituciones reconocidas como el Instituto de Seguros para la Seguridad Vial (IIHS).

Asimismo, se señala que igual de importante es atender la infraestructura que soporta la movilidad en México y cómo la generación de alianzas estratégicas puede favorecer la implementación de alternativas que atiendan a la seguridad vial de manera integral con la firme consigna de reducir tanto como sea posible el que una persona pueda sufrir algún evento de este tipo. Dicho lo anterior, la industria automotriz señala que existen intervenciones efectivas para prevenir la incidencia de accidentes, pero que requieren de acciones articuladas para que sean efectivas y sostenibles en el largo plazo.

Este 11 de julio que se celebró el Día Mundial de la Población, la industria automotriz refrenda su compromiso por México, no solo a través de seguir ofreciendo vehículos cada vez más seguros y continuar propiciando el diálogo con las autoridades y otros actores para promover estas políticas públicas integrales, sino también, para continuar siendo el motor que genera empleos y al mismo tiempo vela por el bienestar de las y los mexicanos en las comunidades en las que opera.